Hola pongamos que me llamo Carmen, siempre he sido muy activa sexualmente hablando.  He sido infiel y el que era mi novio, ahora mi marido,  no se enteró hasta ya unos años de casado. Para que me pongais cara y cuerpo , me describo. Tengo 33 años, morenita de piel, media melenita, unos pechos naturales que todavia se conservan duritos y un culito redondito y bien puesto, la verdad que se que estoy buena y atraigo miradas.

Llevábamos ya dos años casados y nuestro sexo era bueno, intenso y no me faltaba sexo en toda la semana, Tanto mi marido como yo, empezamos a fantasear con trios, intercambios, etc…nos preguntamos si seríamos capaces o no? si gustariamos? si nos daria celos?… hasta que un día llegó mi marido del trabajo y me dijo que había entrado en una pagina de chat y habia hablado con varios chicos y él se había animado a hacer un trio con otro chico siempre que yo quisiera y claro como es normal no perdí la ocasión y le dije que sí. Quedamos que él se encargaría de hablar y quedar con el otro chico para el encuentro y si nos gustaba pues subiriamos a casa. Así fue, el chico de 24 años bastante guapo, se veia que se cuidaba, era bastante alto y grande, pero no grande de gordito, sino grande de fuerte, nos enteramos más adelante que jugaba al rugby. Bueno quedamos en el bar de la esquina de casa con él, mi marido lo conocía por fotos, nos encontramos en el bar y tras presentarnos nos tomamos unas cervezas, yo me habia puesto unos leggins y una camiseta apretada para marcar mi figura y así pudiera verme bien. Desde el principio parece que nos caímos todos muy bien, la cerveza fue acompañada de bromas y risas y poco a poco el ambiente se iba relajando, me levante al baño y pude observar como este chico  se quedo mirándome como hipnotizado, llegué del servicio y apoyando mis manos en sus hombros acerque mi boca a su oido y le pregunté si le habia gustado lo que habia visto. El contesto afirmativamente diciéndome que le encantaba y tras su respuesta le dije espera a verme sin nada y le di un lameton en la oreja. Tras eso miré a Juan y no perdia detalle, tenia una media sonrisa en su cara y se le veía a gusto también. Acabamos las cervezas y fui yo la que dijo si subíamos a casa o no? y ambos chicos dijeron a la vez que si.

Ya en el ascensor el chico, se veia nervioso y no se movió ni un pelo, lo mismo seria por que me apreté a él y empecé a rozar mi culo contra su paquete, mientras llegamos al tercero aproveché para tocarle la polla a mi marido y andaba duro ya. Entramos en casa, el chico y mi marido, se fueron al salón y yo me quedé cerrando la puerta,  llegué al salón y allí estaban los dos en pie esperándome y hablando entre ellos y tal como llegué me puse entre medio y le comí directamente la boca a mi marido a ver como reaccionaba el chico, pero nada, tendría que estar nervioso, ni me tocó mientras le comia la boca a mi marido, así que me di la vuelta y le comí la boca a él, parece que así ya empezó a reaccionar. Mientras lo besaba mi marido me comia el cuello, se rosaba contra mi culo, yo cada vez andaba más cachonda,  me quite la parte de arriba quedando solo en sujetador, el chico se relamía los labios y empezó a jugar con mi cuello mientras mi marido apretaba mis tetas y seguia rozandose,  de golpe noto como me va bajando los leggins y el tanguita a la vez, voy notando el fresquito por mi caliente vagina cosa que me pone mas a rabiar, El chico saca uno de mis pechos por el sujetador y empieza a lamer entreteniéndose en mi pezón ya duro como piedras, mi marido se queda de rodilla y empieza a chuparme desde atras la vagina. El chico me quita el sujetador y ya tengo las dos tetas libres,  juega con ellas como loco, las aprieta, las chupas, las pellizca hasta que no aguanto más y tengo un excelente orgasmos en la boca de mi marido, las piernas me temblaban incluso.

Ya algo mas recuperada sigo en medio de los dos, les digo que  se quiten la ropa, el chico tenía el trozo de carne más grande que nunca había visto hasta entonces uff, y le digo lo bien que se ve y que como sepa usarlo en condiciones me va a reventar, miro a mi marido y veo que su cara es un poema, se le ve preocupado a la vez que triste y nervioso y con sus ojos apunta a su polla, la miro y veo que se ha bajado, yo sin decir nada me arrodillo  y se la voy chupando a mi marido a ver si se la levanto y con una mano se la agarro al chico y me quedo sorprendida por que mi mano no es capaz de abarcar el tronco, momento que el chichi se me hace agua y empieza a palpitar, noto que no consigo ponerla dura, así que desisto y empiezo a chupar, bueno a intentar chuparsela al chico  mientras que a mi marido le hago una paja con tres deditos, ufff que morbaso tenia eso, una polla que casi no cabia en mi boca y otra agarrada con tres deditos. La polla del chico además de grande y gorda era cabezona, vaya si la estaba chupando con ganas, tampoco me haria mucha falta mojarla mucho ya que mi coño estaba empapado.

Mi marido no consiguió empalmar, se echo atrás y se sentó en una silla,  cogí al chico de la polla y le tire para que me siguiera hasta la habitación lo empuje  y le hice que se tumbara bocarriba, uff que imagen más rica con ese pedazo de polla tieso. Me puse encima del chico y empecé a meterme ese pedazo de carne, notaba como iba entrando por mi vagina, notaba lo estrecha que era hasta entonces y sin esperarlo  me agarró de la cintura y movió su cadera metiendomela hasta el fondo, el grito lo escucho todo el bloque seguro, pero el muy cabrón parecía modosito, pero empezó a mover la cintura y a embestirme que no era normal, no paraba y mis jugos chorreaban como un grifo, tuve otro orgasmo y fue cuando paro y me dejó empalada con su polla quieta dentro de mi, dejó que me recuperara y en ese momento escuchamos a mi marido que estaba en la puerta, seguía desnudo y con su polla blandita. Empezamos a reirnos,  No me salió otra cosa que insultar a mi marido, decirle lo pequeña que la tenia, lo pichafloja que era y que aprendiera de un hombre de verdad, estuve a punto de correrme de nuevo. El chico la sacó de mi coño mojado para metermela por el culo. nunca me he sentido tan puta. Quería escaparme pero no podía, me dolía al principio pero al poco me adapté a ese pollon y le pedia mas duro, me corrí pero al segundo el chico sacó  su polla de mi culo me cogió del pelo me dio lo vuelta me puso de rodillas y se corrió en mi cara, en mi boca, en mis tetas  uffff , acabe tumbada en la cama sin poder moverme. El chico se vistió y se marcho dejándonos allí a los dos.

Recommended Posts

Deja tu comentario